Ésos pantalones “aguados”

ODIO, ODIO salir a la calle con pantalones que “se me ven bien”.

Sí, ya sé que esto puede sonar extraño, así que dejen les explico. Cada vez que salgo a la calle con unos pantalones nuevecitos y favorecedores (pegaditos al cuerpo, resaltando lo poquito pero bueno que la naturaleza me dio) me dan ganas de quedarme sentada en la calle y no volverme a levantar. Odio caminar con el delirio de persecución de que toda la ciudad me voltea a ver cuando paso delante de ellos.

Cuando uso mis pantalones “aguados” es otra historia. Ésos pantalones viejitos, deslavados, feos y que se me caen porque me quedan grandes son poderosos. Son mágicos. No se nota en dónde termina la cintura. Me veo más plana que una tabla y es grandioso.

DETESTO el acoso callejero. DETESTO que me vean las nalgas.

Confieso, no me hago la santa: yo también he llegado a ver así a ciertas personas. Escudándome en el razonamiento de “si ellos lo hacen, ¿por qué yo no?” he formado parte del acoso callejero (sólo viendo, tranquilos, NUNCA le he dicho algo a alguien ni lo pienso hacer). Sí, yo sé que son inevitables las ganas de mirar a un hombre atractivo o mujer muy guapa, y si es inevitable… ¿cómo detenerlo? ¿cómo hacer que deje de suceder? O de plano estoy deseando cosas imposibles.

No me gusta, ODIO salir con pantalones o faldas que resalten mi figura. He llegado incluso a recurrir a la técnica de acomodarme la mochila/bolsa para que cuando quieran verme el trasero, vean mi linda mochilita blanca en su lugar (y he querido escribirle una notita de “Voltea a ver a tu madre, idiota”). También me amarro los suéteres a la cintura como cuando iba a la secundaria (y se ve muy ridículo, lo sé) o uso chamarras largas largas que me llegan hasta los pies (aunque me vaya asando en el transporte público).

Lo crean o no, y aunque suene estúpido, el tener algo que no permite que se vea la forma de mi trasero me hace sentir segura. Como más confiada cuando salgo a la calle (sí, es tonto, ya sé, pero así me hace sentir).

Ahora que… depende el contexto, claro. Cuando voy a ver al chavo que me gusta, o a una fiesta, o una reunión importante, pues claro que quiero que me vean. Nada de ocultar nada. Pura ropa favorecedora pa’ verme bien. Y nunca falta que después de esas reuniones, me ponga el suéter más largo que tenga para irme de regreso a casa.

Deberíamos de vestirnos PARA NOSOTROS, no para lo que los ojos o las palabras de los demás. Les juro que tengo admiración por las chicas que se atreven a salir a la calle en minifalda, o vestido, o con escotes. Cada vez que las veo (no en forma perversa, simplemente porque se ven bien) pienso “¿Ya ves? No pasa nada, a muchas les vale madres que las anden viendo. Vístete mejor, por favor” y cuando pienso que ropa me pondré al siguiente día, agarro los pantalones nuevos que me hacen linda forma y me armo de valor para salir al mundo sin bolsas larguísimas ni suéteres ni nada. Es un nuevo día y Dany Ren se siente sexy, confiada y bien. Agarra las llaves y sale lista para conquistar el mundo…

…aunque cuando salgo a la calle y no falta el idiota al que se le pegan los ojos en mis pompas… sí, en ése momento me dan ganas de ponerme otra vez ésos pantalones “aguados”.

acoso-callejero1

Anuncios

Un comentario en “Ésos pantalones “aguados”

  1. Es curioso eso, no importa que tan “buena” o no esté la chica (por lo regular pasa mas a las chicas, o más bien los hombres “semos” mas descarados) si trae ropa pegada o enseñadora todos se le voltean a ver, como si nunca hubieran visto unas caderas o unos pechos, o tal vez es que en verdad es a lo máximo que aspiran, por eso aprovechan, la otra vez vi a un tipo que iba siguiendo a las chicas en el metro y se ponía a su lado para comerselas con la vista, que mente tan lamentable

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s