Archivo de la etiqueta: Cerati

Ventana mundana.

No, yo no. Yo no lo prefiero así.

Y sin embargo… así lo tengo: está fuera de foco, inalcanzable. Lamentablemente así es.

El está irreversible, completamente intocable.

Mis esperanzas caen lentamente. Ya no soy yo. Ahora… soy una espía, una espectadora de la victoria de alguien más.

Y la realidad: desgarrándome como un ventilador a toda velocidad. Como si me dijera “¡Despierta niña!, acéptalo y olvídate”.

No sé si le excite pensar hasta donde llegaré.

Y mientras tanto, yo me hago la víctima. ¿Es difícil de creer? Creo que él nunca lo podrá saber.

Sólo así yo lo veré, a través de la ventana mundana, frívola, terrenal y vana que privilegia todo aquello relacionado con la buena vida (aunque sólo sea producto de la imaginación)

Son una condena desagradable los instantes previos a verlo. Son un desgaste y una necesidad.

Es puro deseo.

Y soy sincera: he pasado del punto en el que podría dejarlo ir. Ya no estoy al borde de la cornisa. Más bien ya me caí. A pesar de que sentía miedo, seguí sonriendo y me fui directo al suelo, pero supongo que así es cuando no te corresponden.

No sé si le excitaría pensar hasta donde he llegado. Es difícil de creer que me dé por vencida, pero creo que la batalla está perdida. La guerra aún no.

¿Hubiera hecho lo mismo él? Si él hubiera estado en mi lugar… ¿se rendiría? ¿pelearía? ¿lo confesaría? Creo que nunca lo podré saber.

Sólo así, yo lo veré: a través de aquella ventana mundana.

Lo que pueda suceder nadie lo sabe. No gasten fuerzas para comprenderlo. No sientan lástima. Simplemente a veces se gana y a veces se pierde.

Mientras tanto, sólo así yo siempre lo veré: a través de la ventana mundana de las fantasías. De MIS fantasías…

… y nada más.

Anuncios

Crimen

La espera me agotó,
no sé nada de vos.
Dejaste tanto en mí.

Estos días lejos de vos han sido duros, no lo puedo negar. Han sido días de una angustia pesada y honda que no se me quita. Ni siquiera sé cómo estás. Sólo veo las noticias y leo los periódicos, y si tu nombre aparece ya es motivo de felicidad por saber que no has desaparecido. Por saber que existes y que no fuiste sólo un sueño. Dejaste tanto en mí…

En llamas me acosté, en un lento degradé supe que te perdí.

Sí, ya estoy en casa. Tuve que dejarte (más por obligación que por gusto). Duele aceptar que te quedaste atrás, y se oye sumamente egoísta, pero…

¿Qué otra cosa puedo hacer?
Si no olvido, moriré.
Y otro crimen quedará… otro crimen quedará sin resolver.

Tengo que olvidarte, dejarte atrás. La nostalgia puede matar, ¿sabes? Muéstrame en qué libro, método, curso, taller, técnica o aula enseñan a olvidarte.

Una rápida traición: salimos del amor.
Tal vez me lo busqué.

Tal vez yo me lo gané al ser una extranjera en tu tierra florida. Tal vez cuando sellé mi pasaporte en el aeropuerto se les olvidó poner el sello del futuro anhelo. Y no es justo, yo no tengo la culpa.

Maldita, me traicionaste. Pensé que sólo eras bella y relucías de esplendor, libertad y aprendizaje sólo ante mis ojos. Y no, así eres para muchos.

Mi ego va a estallar ahí donde no estás.
¡Oh!… los celos otra vez.

Porque ahí estás pero yo no estoy ahí. Porque tienes a alguien más, a muchos, MILES más contigo. Porque ellos respiran, comen y viven de vos y yo no. Yo alguna vez lo hice… pero ya no. ¿Sabés una cosa? Te voy a olvidar. Bancátela.

¿Qué otra cosa puedo hacer?
Si no olvido, moriré.
Y otro crimen quedará sin resolver.

Ya basta de impunidad. Que te echen la culpa de mi nostalgia. Que el mundo entero sepa que me diste tantas cosas y luego se esfumaron.

Y me llamarán tonta, egoísta, loca y ridícula por haberme enamorado de vos. Será tu culpa…

…¿Será tu culpa? ¿O es la mía?

No lo sé.
¿Cuanto falta? No lo sé.

¿Cuánto falta para dejarte atrás? ¿Para olvidar? O mejor… ¿”para recordarte sin que duela”?

¿Podré enamorarme de otra? ¿O ya es muy tarde?

Si es muy tarde, no lo sé.
Si no olvido, moriré.

Ya sé. Voy a regresar, no me queda de otra. No me gusta vivir en el pasado pero es necesario esta vez.

¿Qué otra cosa puedo hacer?
¿Qué otra cosa puedo hacer? Ahora sé lo que es perder…

Se han cometido crímenes imperdonables. Le has hecho lo mismo a otros como yo.

Así que regreso a tu encuentro porque no quiero morir.

Si jamás te vuelvo a ver y la melancolía me consume:

Otro crimen quedará…
Otro crimen quedará sin resolver.

Obelisk on 9. July Avenue in Buenos Aires (Argentina)