Archivo de la etiqueta: cine

Miedo, demonios, espíritus chocarreros y el eterno debate entre el bien y el mal.

Cuando estoy en casa me gusta hacer dos cosas: leer y después ver películas. O ver películas y luego leer. O leer mientras veo películas. El punto es que el cine me gusta mucho, al igual que la lectura. Ya he escrito de cine anteriormente en este blog y hoy quiero compartir con ustedes una reflexión que ha estado en mi cabeza después de haber visto una película en particular (esta entrada es un poco larga así que si quieren acompañarme en esta disertación filosófica, son más que bienvenidos)

Al mal tiempo, películas de terror.

Nunca he sido fan de las cintas de terror. Desde pequeña las he odiado. Tal vez sea característica mía ser miedosa pero ni modo, lo soy. Y bastante: soy incapaz de meterme a la sección de miedo del Museo de Cera o a una casa embrujada. Ver una película de terror para mi equivale a no dormir bien las siguientes dos o tres noches, a subirme corriendo las escaleras de mi casa con miedo de que algo me agarre el pie, a no mirar los espejos porque siento que una cosa espantosa se va a asomar. Tengo una imaginación bieeen grande y una cinta de terror me deja traumada (así sea la película más estúpida que me pongas. Hoy en día todavía me da miedo Chucky, háganme el favor)

Sigue leyendo Miedo, demonios, espíritus chocarreros y el eterno debate entre el bien y el mal.

Anuncios

La La Las puertas de decisiones.

-No, no hay spoilers de La La Land. Si no la has visto, la verás con una nueva perspectiva. Si ya la viste, podrás estar de acuerdo o no conmigo. Gracias por su atención-

honest-posters-la-la-land-.jpg

El mame de “la-película-bonita-donde-bailan-y-cantan” empezó desde hace rato. Adoro las películas y cuando comencé a leer las primeras reacciones donde calificaban a La La Land como una obra maestra, me emocioné mucho. Pude verla el fin de semana pasado y… (ya sé que acá me lloverán jitomatazos) no me gustó. Se me hizo laaarga como la Cuaresma (me estaba durmiendo durante toda la primera hora), sin embargo, no voy a ser tan cruel como para dejar que una película que tuvo el atrevimiento de ser “diferente” entre todas las demás se ahogue en el mar de mi veneno: más bien quiero escribir por qué me dejó con una nada bonita y muy interesante angustia existencial, misma que en mi opinión y dejando de lado la música, es lo más valioso de esta cinta.

Sigue leyendo La La Las puertas de decisiones.

Necesitamos creer.

Definitivamente fue la noticia más comentada de la semana. Todavía me acuerdo cuando llegué a la oficina, sofocada de caminar las ocho cuadras desde el metro, y encontré a todos mis compañeros en una acalorada discusión sobre los atentados en Bélgica. Hace unos meses París era el tema de conversación en todos los escritorios, ahora esto: un atentado terrorista más. Las imágenes de los muertos y heridos relucían en cada pantalla. El mundo nuevamente se indignaba por una atrocidad tan grande. Y sin embargo fue Luis, el de sistemas, quien lanzó la pregunta clave: ¿Dónde carajos estaba Superman para impedirlo?

Sigue leyendo Necesitamos creer.

21 de octubre del 2015.

Faltaban diez minutos para mi salida habitual del trabajo. Sí, lo reconozco, hoy me salí antes de mi hora. Siendo una persona en extremo metodológica, acostumbrada a cumplir con horarios y planes estrictos, podría haber parecido raro.

Sin embargo, todo fue por una razón especial. Hoy, 21 de octubre del 2015, hoy Dany Ren tenía una cita.

Luego les contaré cómo mis estudios relacionados con la teoría de la relatividad y demás trabajos de física dieron sus frutos y encontré la manera de enviar coordenadas algunos años al pasado. Ésos son aspectos técnicos que interrumpen el propósito de mi relato. Lo único que necesitan saber, queridos lectores, es que un adorable chico extranjero hizo un viaje muuuuy largo para poder encontrarme en Ciudad Universitaria, México, Distrito Federal, el 21 de octubre del 2015.

Tomé el metrobús y me bajé en la parada del Centro Cultural Universitario. Aquella zona no es muy concurrida y yo sabía que mi cita podía… “aterrizar” su vehículo cerca del Universum, donde las patrullitas de vigilancia de CU se dan sus vueltas una vez cada cinco años. Saqué el papelito que traía en mi bolsa con las coordenadas exactas y caminé hacia el lugar.

Cuando lo vi sentado enfrente de los arbustos que ocultaban su transporte, me sonrió y agitó la mano. Sí, lo admito, era lindo.

Nos saludamos con nerviosismo, me dijo que nunca había estado en México antes y que no estaba muy confiado de dejar el auto en ese lugar: “No es mío, es de un muy buen amigo y si le llegara a pasar algo… me mata”.

-Nah, no hay bronca. Déjalo ahí, estará bien. Vamos a caminar un rato, ¿quieres?

A mi acompañante le encantó la tranquilidad del lugar. Me advirtió que tenía novia pero que la posibilidad de conocerme le entusiasmaba. “Podríamos ser amigos” me dijo. Genial, la historia de mi vida.

Nuestro paseo transcurrió en calma, disfrutando del atardecer en Ciudad Universitaria y conociéndonos mejor.

-Nunca pensé que fueras a venir a México. ¿Cuánto tiempo te hiciste desde Hill Valley?

-Volando haces como dos horas y media.

-¡Wow! Gracias por tomarte tu tiempo.

-El tiempo es bastante relativo, ¿sabes? Eso lo aprendí de mi amigo.

-Y bueno… ¿qué tal? ¿Te gusta el futuro?

-Nunca había estado en México, así que no sé en realidad cómo se suponía que era en el pasado. Pero encendí la radio mientras viajaba hacia acá y déjame decirte algo, la música es una cosa extremadamente extraña.

-¿De verdad?

-Sí, y eso que yo vivo en los 80’s. Toco la guitarra en mis ratos libres. ¿Sabías que conocí al primo de Chuck Berry?

-¿De verdad?

-Sí, yo fui el primero en toda la historia en tocar una de sus canciones más famosas.

-Deberían haberte pagado regalías.

-Las personas hablan de reality shows, de páginas en… ¿Facebook?, videos en… ¿YouTube? y una cosa que se llama Twitter. Así, como si fueras un pájaro. Es extraño.

-Sí, hemos desarrollado la increíble manera de generar plataformas por internet que nos alejan de las personas que tenemos más cerca.

-Eso del internet es rarísimo. ¡Y mira a los chicos de allá! No quiero sonar como mi mamá ni nada de eso pero deberían de prestar más atención cuando cruzan las calles en lugar de tener esas pantallitas pegadas a la cara todo el tiempo.

-Bueno, te acostumbras después de un rato. Terminas por creer que tu realidad está en las pantallitas.

-Qué extraño. También me parece que Biff se está postulando para la presidencia de los Estados Unidos, ¿puedes creerlo?

-¿Biff? ¿Quién es Biff?

-Un imbécil. Un loco narcisista que tiene muchísimo dinero porque le apostó siempre a los ganadores gracias a que…

-Ahhh… Biff. Sí, ya sé quién. Pero creo que se cambió el nombre.

-Sí, porque sabía que algún día vendría a buscarlo y como es un idiota, pensó que cambiándose el nombre e inventando toda una historia familiar me iba a confundir. Pero sé que es él.

-Oye… ¿el presidente actual de los Estados Unidos no tiene nada que ver con el alcalde de tu ciudad?

-Creo que son primos lejanos o algo así. Toda la familia de Goldie Wilson siempre ha tenido aspiraciones políticas muy grandes, por lo que veo.

Me tomé un momento para mostrarle mi teléfono celular, explicarle qué es Google y enseñarle cómo se toma una selfie.

-Apuesto a que tienes muchas preguntas que hacerme sobre la actualidad. ¿Algo en particular? ¿Quieres saber cuál es el tiempo estimado que le resta de vida a la Tierra? ¿Cuántas especies animales ya no existen? ¿Si ya hay cura para el cáncer? ¿Qué demonios es Netflix?

-Creo que no quiero saber nada.

-¡¿Estás loco?! Si yo conociera a una persona del futuro no hubiera dejado de hacerle preguntas.

-Sí pero… ¿cuál sería el punto de vivir si ya sabes lo que va a suceder? ¿Dónde queda la emoción?

-Podrías saberlo para intentar cambiarlo.

-Me metí en muchos problemas intentando arreglar algo que cambié en el pasado. Creo que todo eso me llevó a darme cuenta de que si quieres evitar algo, debes hacerlo en el momento, ¿sabes?. El tiempo es relativo, el pasado y el futuro… todo eso. Es algo que un ser humano no debería ser capaz de modificar, ni siquiera de conocer. Todo cambio que hagas, por pequeño que sea, puede que te salve a ti, pero siempre va a tener una consecuencia sobre alguien más.

“Lo único que quiero es volver a casa, disfrutar de mi vida normal y esperar por el futuro. Mientras más incierto, mejor. La emoción ahí estará, las cosas volverán a ser nuevas otra vez y cualquier cosa que haga por el porvenir lo haré de manera más consciente, en MI presente. Creo que no es un plan tan malo”

Sinceramente, era un plan bastante aceptable. Él tenía razón, no deberíamos ser capaces de perder nuestra capacidad de asombro, de darnos cuenta de que el presente es lo único seguro que tenemos. El futuro es pura imaginación, humo y nada más. Tenemos que concentrarnos en el AHORA.

Es verdad: al menos para mi, el futuro sigue siendo un misterio. Y pensar en eso me emocionó.

-Tienes que probar la comida mexicana antes de irte. Puedes llevarle unos tacos a tu amigo, el dueño del auto.

-Creo que al Doc le encantaría un buen plato de comida extranjera. Sí, México se ve bien. El clima… ¿no está tan mal, sabes? Acá no llueve y deja de llover en sólo cinco minutos.

-Se nota que no vives aquí. Últimamente ha estado haciendo mucho frío.

-Es espantoso cuando hace frío. Odio sentir ésa sensación de escalofrío en los músculos. ¿Te imaginas sentir temblores en tu cuerpo todo el día, todo el tiempo? Debe de ser horrible.

No supe qué contestar. El sol se ponía en el horizonte y el viento sopló, una fresca brisa invadió el aire e involuntariamente tomé su brazo. Nos acercábamos a la estación de metrobús.

-Oye Marty… ¿quieres ir al cine?

-¡Claro! Estaría genial. ¿Tienen la de Tiburón 19?

-No, pero hay una peli de terror que dicen que es buena.

-¿De terror? -su estremecimiento fue visible- ODIO las películas de terror.

Solté su brazo y me adelanté, sonriendo.

-No pasa nada. Podemos seguir platicando, conseguir algo de combustible para el DeLorean y mostrarte cuál es el “horror” actual en el cine.

¡Vamos, McFly! Apúrate, tenemos mucho por hacer. No seas gallina.

Pongámonos serios: Hablemos de dinosaurios.

Me imagino que todo mundo a estas alturas ya vio Jurassic World. Si usted, querido(a) lector(a) no la ha visto, tiene tres opciones:

1. Dejar de leer esta entrada. Y si es así, nos vemos, gracias por haber pasado a saludar. Beso.

2. Seguir leyendo solamente para detenerse en la advertencia de “Aquí empiezan los spoilers”, nomás para enterarse de la influencia de los dinosaurios en mi niñez.

3. Leer la entrada completa aunque vengan spoilers porque de ninguna manera eso afectaría su experiencia en el cine o en su tele donde vea la película en formato pirata.

Si ya vio la película, entonces lea la entrada completa sin remordimientos. Es más, agradeceré sus comentarios y su opinión respecto a la película que rompió récord de taquilla a nivel mundial.

Comenzaré diciendo que (al igual que millones de personas) Jurassic Park fue una de las películas que marcó mi niñez de manera absoluta (junto con Toy Story). Todos los que vimos esa película cuando éramos unos mocosos quisimos ser paleontólogos o viejitos con harta lana para tener dinosaurios en nuestro jardín. Incluso dejamos de matar mosquitos en la noche por si algún día una civilización más avanzada quería empezar a “revivir” humanos.

Uno de mis primeros juguetes (y de los más amados) fue un T-Rex. Imagínense a la pequeña Dany de tres años haciendo su cartita a los Reyes y en lugar de pedir Barbies y ositos de peluche como las otras niñas, lo que llegó al árbol de navidad fue un dinosaurio que me acompañó en muchas aventuras y que hasta el día de hoy, todavía guardo:

11650997_857962644258979_1934707567_n
El pobre Señor T-Rex está despintado, se le borraron los ojos y le falta un pedazo de la cola porque me lo comí.

11650516_857962620925648_69084253_n

Todos a los que les agarró la “Fiebre Jurásica” me entenderán, y por supuesto que estarán de acuerdo conmigo que cuando anunciaron el estreno de ESTO:

Jurassic-World-Poster-Official

Se pusieron ASÍ:

giphy

Jurassic World era uno de los estrenos más esperados para mi de este año. No saben las ganas que tenía de verla y todas las cosas que imaginaba podrían suceder. Me sudaban las manos cuando entré a la sala, se apagaron las luces y me agarré al asiento de pura emoción, oí la musiquita épica de John Williams y casi lloré… y cuando por fin se encendieron las luces y salí de la sala, mi cara era ésta:

11647374_857968034258440_874098167_n

Me llevé una enorme decepción. La película NO ME GUSTÓ. Claro, si ya sabía que era demasiado bueno para ser cierto.

AQUÍ EMPIEZAN LOS SPOILERS

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

AQUÍ EMPIEZAN LOS SPOILERS

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

AQUÍ EMPIEZAN LOS SPOILERS

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Ok, ahora sí, comencemos:

1. El dinosaurio y no el hombre, es el malo. Aunque a la peli quisieron meterle a InGen como las mentes macabras detrás de todo el problemita, al final tanto ellos como “los buenos” se unieron con un objetivo en común: matar a la linda pero temperamental Indominus Rex.
Captura de pantalla 2015-06-21 a las 1.53.15 p.m.

Aquí el problema es que en lugar de dar a entender que las criaturas prehistóricas NO tienen la culpa de ser las atracciones de un enorme zoológico, refuerzan la idea de “el animal está loco. Mátenlo”. Hay sólo una milésima parte en la película donde de verdad se siente la carga moral en los seres humanos, después de eso solo es “mata al monstruo, mata al monstruo, mata al monstruo”.

2. Y hablando del monstruo… ¿Indomi nació mala? ¿Por qué es una asesina despiadada? ¿Le metieron el “gen de la maldad”? Se comió a su hermana, se comió a más personas, mataba por diversión… ¿para qué? ¿por qué? ¿La hicieron mala a propósito? Si ésa es la verdadera razón, nunca lo aclaran y la cuestión queda en el aire: ¿POR QUÉ era mala? ¿Que acaso el instinto de carnívoro depredador es malo? ¡Es la cadena alimentaria! Mencionan que el animalito era demasiado inteligente para ser un dinosaurio. Entonces… ¿la inteligencia en animales salvajes se traduce en maldad?

3. Ahora bien, si Indomi era un animal inteligente… ¿por qué no aprovechaba su camuflaje para huir? Digo, pudo haberse dado cuenta de que no la iban a dejar en paz hasta matarla. Si era el dinosaurio TAN inteligente que decían, creo que tendría que haber huido. ¡Ah! pero no. Todo lo contrario: hizo todo lo necesario para que la encontraran y la mataran. O sea, sí es un dinosaurio inteligente pero no tanto.

4. Hablando de los dinosaurios en general, se ven MUY falsos. Sí, claro, los efectos especiales están padres y todo pero extrañé a los animatronics. Extrañé muchísimo esa sensación de que lo que veías en pantalla VERDADERAMENTE existía. Una de las grandes cosas que tenía la trilogía original (con todo y que la segunda y tercer películas fueron un asco) es que parecía que los dinosaurios eran reales. Claro, en esos tiempos no teníamos los efectos de ahora, pero esta película ya no me emocionó. La tecnología le ganó a los clásicos y se murió la magia, lo siento.

5. Hablando de los dinosaurios en específico… ¿POR QUÉ CARAJOS TENÍAN QUE TRATAR A LAS VECIRAPTORAS COMO PERRAS AMAESTRADAS? ¡Qué horror! ¡No chinguen! Si estos animalitos eran de lo más cool que ofrecían las peliculas. Olvídense de la T-Rex, de la Spigosaurio de la tercer película… meras principiantes comparadas con las chicas Ráptor. ELLAS eran las verdaderas badasses de las películas. Y en esta nueva entrega pues… mejor se los muestro en imágenes:

LostWorld1
       Velociraptores en las películas anteriores
mqdefault
            Velociraptores en Jurassic World

Tal cual. ¿Horrible, verdad?

6. Y hablando de las Ráptor… ¿Por qué a fuerzas tienen que ser buenas? ¿Por qué al final caemos en el estúpido cliché de “los dinosaurios nos salvan”? Recordemos el final: la T-Rex y la Ráptor dejan moribunda a Indominus y la enorme Mosasauria se la acaba cenando. ¡Es horrible! ¡Es una barbaridad! Repito lo que escribí anteriormente: los animales NO tenían la culpa de que a los seres humanos se les ocurrió jugar a que eran Dios. En lo personal, la película hubiera sido mil veces más interesante si los dinosaurios se dieran cuenta del verdadero villano en la historia (los humanos) y se rebelaran: escapándose, ayudándose como especie. ¿Qué tal que la Indomi hubiera aprovechado su “inteligencia” para eso? Entonces la Katniss Rex hubiera iniciado una rebelión, convirtiéndose en el dinosaurio en llamas, y los animalitos hubieran apuntado sus armas contra el Capitolio y… ok, creo que ya crucé cables, lo siento. Ustedes me entienden, pues.

Captura de pantalla 2015-06-21 a las 2.33.22 p.m.
                              The Jurassic Games

7. Al final los pobres animales terminaron muertos por culpa de la santa voluntad de los humanos. Sí, también hubo bajas humanas pero no se compara con el impacto de ver a los verdaderos héroes de la película matarse entre ellos por causas completamente ajenas.

8. Y hablando de las causas, debemos de reconocerlo: Jurassic World es una película sobre un conflicto puramente humano, usando dinosaurios de pretexto. Que si querían utilizarlos como armas, que si el científico chinito nos traicionó, que si los patrocinadores del parque… o sea, quisieron darle tanta profundidad a la trama que acabaron haciendo una cinta donde se expone la ambición y la idiotez humana, mostrando un par de dinosaurios “para que se vea cool”.

9. La moraleja de esta película es: los humanos siempre se salen con la suya. Muéranse, animalitos prehistóricos, nos vale madres: nosotros como especie superior siempre tendremos un final feliz. ¿Por qué no fue diferente? ¿por qué la peli no terminó con los seres humanos muertos y los dinos en paz y sueltos en la isla? ¿Por qué el 80% de los visitantes se salvó y el 80% de los dinosaurios terminó muerto? Ésa sensación de respeto y de no meterte en lo que no entiendes simplemente desapareció.

10. Y por si todo esto no fuera suficiente… No esperen que me crea que Claire se metió en la selva, caminó por horas y corrió tratando de salvar su vida con ésos tacones puestos TODO el tiempo. No sean ridículos, por favor.

jurassicshoes

Eeeeen fin, al Señor T-Rex y a mi nos gustaría saber si también la odiaron o si creen que fue lo más increíble que han visto sus ojos, mis queridos lectores. ¡Hasta la próxima!

Todos podemos ser Héroes.

El orgasmo geek

-…

-…

-Dime algo.

-No puedo.

-¿Neta?

-No puedo, simplemente no puedo. Sin palabras. tengo que procesar lo que acabo de ver.

Pequeño fragmento de una esperadísima tarde de viernes, en la que Dany Ren por fin terminaba con una larga espera que culminó en una sala de cine a reventar con personas que al igual que ella y su acompañante, se habían quedado sin palabras.

¿La responsable? ésta pequeña cinta independiente y sin mucha producción:

Avengers_Age_of_Ultron

Fueron meses de revisar internet a diario con la esperanza de nuevas noticias, fracasando miserablemente al intentar NO ver los avances que salían, soportando spoilers, spoilers everywhere, compartiendo teorías y suposiciones con otros Marveliebers en foros de discusión online, estar pegada al monitor de la computadora desde el primer minuto de la preventa y sufrir más que cuando me he pegado en el dedo chiquito del pie al ver que los boletos se esfumaban mientras mi maldita tarjeta no pasaba… Un calvario. Un largo y sinuoso camino que culminó con el orgasmo colectivo de todos cuando vimos (POR FIN!) a Iron Man y sus compadres aparecer en la pantalla.

No se preocupen, que no estoy aquí para spolear la cinta y en realidad, ni siquiera para dar mi opinión sobre ella. A mí me encantó y la recomiendo, pero de lo que en verdad quería escribir es del asunto de los superhéroes en el celuloide (como lo llegué a mencionar en la entrada anterior sobre Birdman) y cómo esto ha dado tanto de qué hablar.

Genocidio cultural

Veamos el género de superhéroes con ojo crítico y mamón. ¿Realmente aporta este tipo de películas algo bueno a la sociedad? ¿Merecen estar nominadas en los premios Óscar? ¿Qué cosas buenas puedes sacar de una película de estas características?

No son cintas que reflejen posibilidades reales. Es más, deprímete porque de ningún lado va a salir Batman a salvar a la Ciudad de México de sus policías corruptos y su mal gobierno. ¿Tú crees que Superman va a detener el tráfico de drogas? ¡Oh, robaron un banco! Le llamas a Spiderman y asunto arreglado. O mandemos a Iron Man a detener la masacre de Israel, Jerusalén, Pakistán y zonas aledañas.

Los héroes que tanto idolatra el público son monos de un circo muy fantástico y totalmente impráctico. Too mainstream. Déjense de borregadas y de nacadas, métanse a ver cine de arte. Distracción y un buen pretexto para ir a comer palomitas al cine: eso son las películas de superhéroes. Pan y circo.

El problema es que a veces pretenden ser profundas, basadas en algún tipo de mitología griega. Y para ser sinceros, son bastante de derecha […] Siempre veo a los superhéroes como gente que mata a otra gente porque no cree en lo que dice creer, o porque no son aquello que quieren que sean. Lo odio y no respondo a ese tipo de personajes. Este genocidio cultural es como veneno, porque los espectadores padecen una sobreexposición de este tipo de tramas y explosiones y mierda que no habla para nada de lo que significa ser humano […] Si de verdad analizas estas películas, en realidad tratan sobre gente rica que tiene poder y que hace el bien y que mata al malo. No me gustan filosóficamente.

Alejandro González Iñárritu

C*!`+@ a tu Iron Madre, Iron Man

Ahora veamos el género de superhéroes con ojo geek y fandomesco, con los ojitos brillositos y emocionados de personas como yo: LAS PELÍCULAS DE SUPERHÉROES SON LA OOOOOOOONDA!!!! AHSKDBFJSEHFÑIODJSF´KMSD!!!!!

Ok, tal vez no fue tan filosófico y profundo como la opinión del señor Iñárritu, pero de eso opinaré con más detalle en unos momentos. Lo que verdaderamente llama la atención y ha sido objeto de polémica recientemente es la respuesta a Iñárritu por parte de un hombre que entiende de este género (y que le da de comer):

¡Oh! Mira, yo lo respeto mucho. Creo que para un hombre cuya lengua materna es el español, poder armar una frase como “genocidio cultural” habla de lo brillante que es.

Robert Downey Jr.

¡Y que se arman los cocolazos! Al menos en redes sociales aquí en México a mi Iron Man casi me lo crucifican. De racista y xenófobo no lo bajaron, e incluso eso propició amenazas de no ir a ver la película (que finalmente no dieron fruto porque las salas están hasta el tope y los boletos se agotan en cuestión de minutos).

Después Tony Stark dijo que se trataba de un halago, que larga vida a Iñárritu y yanovoyahablardeesodejendeestarchingando.

Las opiniones se respetan, dependen de la postura y gustos individuales. No porque las películas de superhéroes siempre (o casi siempre) sean las más taquilleras y mejor realizadas, significa que le gustan a todo mundo. Se respeta, de verdad.

Pero la duda sigue en el aire… ¿qué valor aportan estas películas en donde el “héroe” simplemente es un hombre rico que mata a otros por hacer el bien? (y de paso, se muere un montón de civiles más)

CC_2320939_philosoraptor_paradoja_de_asesinos

Loki ha hablado

Por si no lo sabían, yo le daría al actor Tom Hiddleston todos los hijos que quisiera. Tal vez parezca muy “fangirl” el meterlo en esta reflexión, pero él se lo ganó. Verán, el 19 de abril del 2012 salió publicada una nota suya en el reconocido periódico británico The Guardian donde expresaba su opinión sobre este género:

En nuestra creciente sociedad secular, con tantos dioses fantásticos y diferentes tipos de fe, las películas de superhéroes presentan un lienzo único en el que nuestras esperanzas compartidas, miedos y pesadillas apocalípticas pueden ser proyectados y mostrados. Las sociedades antiguas tenían dioses antropomórficos […] con historias que nos enseñaron los peligros del orgullo y la primacía de la humildad. Son cosas con las que cada uno se enfrenta a diario, y nos encanta. Suena a cliché, pero los superhéroes pueden sentirse solos, ser vanos, arrogantes y orgullosos. A menudo superan estas fragilidades humanas por el bien común. La posibilidad de redención está justo a la vuelta de la esquina, pero tenemos que ganárnosla.

Si quieren leer la nota completa (y entender una de las millones de razones por cuales AMO a ese hombre) acá tá: http://www.theguardian.com/film/filmblog/2012/apr/19/avengers-assemble-tom-hiddleston-superhero

Ya lo decía Bowie

Si nos basamos en el paradigma de que tenemos que poseer superpoderes para “salvar a la humanidad”, las películas de este tipo no ofrecen ningún tipo de consuelo. Pero, señores, pensemos y adaptemos nuestra realidad: las películas, cómics y cuanta parafernalia de superhéroes existe es simplemente una metáfora (con grandes dosis de imaginación).

Ustedes díganme si encuentran similitudes entre Flash y Usain Bolt:

The_Flash_by_Boy_Meets_Hero        Usain-Bolt

O entre Hulk y Hafþór Júlíus Björnsson:

3256999-4762864562-hulk_       Hafthor-Julius-360x240

Entendamos los superpoderes como características humanas altamente desarrolladas. Pero no sólo basta tener esos dones para convertirse en héroe: la bondad, la responsabilidad, la inteligencia y la solidaridad es lo que verdaderamente convierte en HÉROES a estos personajes de ficción. Son valores que podemos encontrar dentro de nosotros mismos y así “salvar al mundo”, que no necesariamente es embarcarte en una misión secreta para destruir al narcotráfico, sino hacer algo, por pequeño que sea, para mejorar, ayudar, involucrarse. En pocas palabras, para dejar de joder al prójimo.

Tal vez por eso las películas de superhéroes lejos de ser un “genocidio colectivo”, son absolutamente necesarias: nos inspiran, nos motivan, nos demuestran que mientras la imaginación sobreviva y tomemos el compromiso de construir algo bueno para la humanidad… todos podemos ser héroes.

Aunque sea por un día.

Mi media naranja (mecánica)

Hace unas semanas Cafebrería El Péndulo realizó una convocatoria para un concurso. Ahí me tienen leyendo las bases: “¿Alguna vez te has enamorado de un personaje literario? ¡Confiésaselo! En un máximo de 1000 caracteres, escríbele una carta de amor” Y pues dije:

giphy

Y dio frutos, mis queridos. Gané el segundo lugar del jurado y aquí les dejo mi nota di amorts para que la lean. Como tiene su lenguaje peculiar (porque el libro fue escrito con el lenguaje nadsat y si no escribía mi confesión de esa manera, el destinatario no me iba a entender) también les pongo su respectivo glosario.

-Chudesño: extraordinario

-Videar: ver

-Drugo: amigo

-Guba: labio

-Grudos: pechos

-Lubilubar: hacer el amor

-Naito: noche

-Noga: pierna

-Nago: desnudo

-Joroschó: bueno, bien

-Goborar: hablar, conversar

-Slovo: palabra

-Sladquino: dulce

-Filosa: mujer

-Malenco: pequeño, poco

-Maluolo: mal, malo

-Pe y Eme: Papá y Mamá

-Prestúpnico: delincuente

-Apología: disculpa

-Rasdrás: enojo, cólera

-Débochca: muchacha

-Rasrecear: transtornar, destrozar

-Veco: individuo, sujeto

-Starrio: viejo, antiguo

-Bábuchca: anciana

-Militso: policía

Alex.

Alex mi amor: tengo que decirte la verdad. Desde aquel chudesño día que te videé en el Korovo tomando leche-plus con tus drugos, supe que mi corazón te pertenecía. Tengo que decírtelo: te amo. Es más, quiero tus gubas en mis grudos, lubilubar contigo todo el día y toda la naito. Noga con noga, nagos los dos. ¿No te parece joroschó? Déjame goborar slovos sladquinos en tus oídos. Permíteme ser tu filosa y acompañarte en tus bromas malencas. He oído cosas muy maluolas de ti, mi pe y eme dicen que eres un prestúpnico, pero no me importa. Al contrario, te entiendo y admiro. La ultraviolencia también es lo mío. Apologías si esta confesión te hace sentir rasdrás. ¿Qué puedo hacerle? Sólo soy una débochca enamorada. Si me correspondes, te espero mañana en el Korova para después ir a rasrecear a un veco starrio, molestar a una bábuchca o hacer el viejo mete-saca. Yo te cuidaré de los militsos. Nos divertiremos mucho, mi querido Alex, te lo aseguro.

Siempre tuya, Dany.

ALEX

Birdman (o la inesperada virtud del mexicano)

Crónica de un premio anunciado. 

A estas alturas ya todo mundo vio Birdman. Debo de confesar que cuando recién se estrenó en México (allá por noviembre, si no mal recuerdo) me pasó lo mismo que siempre me pasa cuando se estrena una película que quiero ver: me emociono, planeo la ida al cine, le digo a demás personas si me quieren acompañar… y algunas veces se me echa a perder el plan por estar (en el pasado) haciendo tarea/estudiando para un examen/preparando una exposición o (en el presente) por tener mucho trabajo/compromisos familiares.

Total que la fecha se me pasó y cuando por fin tuve tiempo de verla (a finales de enero) ya solamente estaba en las salas de arte de dos cines con función a las 10 de la noche. Epic Fail, la veré cuando pasen los Oscares.

Y en la ceremonia (perdiendo una apuesta porque yo juraba que iba a ganar Boyhood), varios hombrecitos desnudos dorados se refugiaron cómodamente en las manos de unos pocos privilegiados.

¡PUM! ¡GANÓ EL CHIVO!

¡PUM! ¡GANÓ ALEX!

¡PUM! ¡GANÓ EL HOMBRE PÁJARO!

¡PUM! ¡GANÓ MÉXICO! … ¿GANÓ MÉXICO?

alejandro-el-negro-gonzlez-irritu-se-llev-su-primer-oscar-como-mejor-director-por-birdman-o-la-inesperada-virtud-de-la-ignorancia

Súbanle al tren del mame

Aquí en México (y en muchos lados más, no se hagan) somos bastante proclives a que cuando un(a) mexicano(a) lo hace en grande en el extranjero (entiéndase gana un premio importante, descubre algo, es reconocido en su trabajo o en su arte) esa victoria nos la apropiamos como si cada mexicano lo hubiera hecho. Salvo algunos, pero hoy en día, millones de mexicanos sienten que quienes levantaron ése Oscar fueron ellos.

enhanced-14634-1424673226-2
(¡Viva México, pajaritos! Chequen más en http://www.buzzfeed.com/gretaalvarez/mexico-reacciona-por-el-triunfo-de-inarritu#.ywZaQdDjM) 

Debo admitir que yo publiqué algo al respecto, pero no porque siento ese Oscar como mío simplemente por el hecho de ser mexicana. No pienso que sea un Oscar para los mexicanos. Mucho menos un Oscar para México. Birdman es un proyecto Estadounidense con gringos en la actuación, producción, escenografía, maquillaje, efectos y un largo etcétera; hablada en inglés, rodada fuera de México… no nos hagamos tontos. NO es un proyecto mexicano, NO es una película mexicana. Es una película de un mexicano. Muy distinto.

Claro, me da orgullo, me da gusto, y muy independientemente de mi opinión personal por Iñárritu (se me hace medio mamón) me agradó el hecho de que se acordara de su país en el discurso. Al menos reconoció la situación que estamos viviendo (de ahí a que él haga algo pues lo veo francamente difícil). Fue lindo oír que el señor le dedicaba el reconocimiento a todos sus compatriotas, y si nos manda saludos, pues lo saludo de vuelta, cómo no. Qué bueno. Felicidades compadre. Chido por ti.

Porque lo queramos o no, el hecho de que un mexicano haga algo BUENO en el extranjero, hace que los ojos del mundo se fijen en el país (también cuando hacen algo malo, pero ya tiene otra intención). Como si de repente México fuera el país más notable del orbe, como si los mexicanos fueran de repente la “raza elegida”. Como si todos (por un instante, brevísimo, pero un instante al menos) se dieran cuenta de la inesperada virtud del mexicano.

THIS IS AMERICA, MOTHERFUCKERS!

Pero también están los que se enojan. Desde el asqueroso de Trump, hasta algunos críticos de cine y habitantes de los United.

Que si es cuestión de racismo, que si es crítica bien fundamentada, que si son ganas de estar fregando… no lo sé. Tal vez sea todo eso y algo más. No dudo de algunas críticas fuera de Estados Unidos, pero por la complicada y delicadísima relación México-EUA toda crítica gringa nos arde y nos enoja mil veces más que si viniera de otro lado.

Comentarios estúpidos de “I thought mexicans only cleaned houses and now they win Oscars” y demás finuras por el estilo han estado circulando por Twitter y por demás redes sociales, exaltando el “patriotismo” (la reverenda idiotez, mejor dicho) de ciertos estadounidenses.

Pues yo digo que…

Apenas este miércoles pasado pude ver de qué iba todo el asunto de la película calificada como “la mejor del año”.

Siendo sincera, no me fascinó. Y no soy crítica de cine ni mucho menos, pero puedo expresar mi punto de vista. Siento que fue una película predecible en ciertas partes y bastante lenta en algunas secuencias. No es una película mala, no fue un desperdicio de tiempo ni de dinero, pero simplemente no creo que haya sido (para mí) lo mejor del año. Lo siento.

Tal vez porque no siento la historia cercana a mi, pero puedo reconocer y valorar su dura crítica sobre la fama y la popularidad como regalos pasajeros que se desvanecen y te dejan aún más vacío que cuando no los tenías. Eso es un aprendizaje que todos (actores o no, famosos en decadencia o no) podemos adoptar y reflexionar al respecto.

También dicho largometraje es una critica a las películas de superhéroes y cómo son “el hit del momento”: otra grandísima tendencia cinematográfica que revive a cuanto hombre con superpoderes haya existido asentándose en el imaginario colectivo como un escape de la realidad y deseos de que al menos en el cine, un grupo de héroes notables nos salve de nuestras propias estupideces (o ajenas a la raza humana, pero que nos salven a fin de cuentas). El propio Iñárritu dijo que este género no le aporta absolutamente nada al cine. Que ya estuvo bueno, pues. Como fan de las películas de superhéroes (y de Marvel, en particular) claro que tengo mi opinión al respecto, pero eso será en otra entrada (si me acuerdo, claro).

¿Ustedes qué piensan? ¿Les gustó? ¿Creen que fue inmerecido el reconocimiento a la mejor película?

El pasado 22 de febrero Birdman se elevó de entre la multitud y voló majestuosamente con su Oscar… y mientras aquí en la tierra hay quienes lo apuntan con la escopeta y lo quieren desplumar.

bm_spanish_online_1sht1