Archivo de la etiqueta: Rihanna

Un artista clásico en tiempos modernos

Justamente ayer mi papá compartió conmigo una nota que escribió Susana Moscatel en el periódico Milenio, titulada “Carta abierta a Paul McCartney”.

Dicha misiva expresaba en un par de párrafos la confusión de la autora por las recientes actividades en las que el ex Beatle ha estado involucrado:

¿Qué demonios haces con esas discretas apariciones especiales con egomaniacos como Kanye West? ¿O bombas sexuales como Rihanna? (…) Paul, no vale la pena. Ya ni Luis Miguel lo haría. Mejor sigue tu propio camino.

(nota completa en http://www.milenio.com/firmas/susana_moscatel/Carta-abierta-Paul-McCartney_18_455534467.html)

Después de leerla con detenimiento y hasta compartir puntos de vista con mi papá, decidí que plasmaría en este blog mi opinión al respecto ya que como fan acérrima de los Beatles y en especial de Macca, algo debo de decir.

Lo primero que hice fue abrir TuTubo para escuchar “FourFiveSeconds”, la rola de Paul, Kanye y Rihanna. Sinceramente, si no me hubieran dicho que Paul participó, ni me enteraba. Si Fulanito López hubiera tocado la guitarra, daba exactamente lo mismo. Pero la canción no está mal, de hecho me gustó.

Captura de pantalla 2015-01-31 a las 11.00.14 a.m.

Aquí lo grave del asunto es tener de “músico de fondo” a PAUL F****ING McCARTNEY (!!!!!!)

Lo considero imperdonable y sí, una total y absoluta falta de respeto.

No voy a hablar sobre Kanye West ni Rihanna, porque finalmente esos dos individuos me valen un cacahuate, pero Paulito no.

Hizo otra colaboración con Kanye en la canción “Only One” y me dio flojera, sinceramente. Después que la rola se lanzara en víspera de año nuevo, hubo trending topic de “Who is Paul McCartney?” y me supongo (o al menos eso quiero creer) que era ironía y/o broma (porque TODO ser humano sabe quién es Paul McCartney, es cultura general… ¿verdad?… ¡¿VERDAD!?)

Claro, el señor está en todo su derecho de hacer canciones con quien se le pegue la gana, y si en verdad ciertas personas se declaran sus fans, deben de apoyarlo y reconocer el valor en las cosas que hace. Aunque claro, no todo es color de rosa y estas colaboraciones o “modernizaciones” tienen sus cosas malas también.

Puntos a favor:

-Paul se mantiene vigente, y para bien o para mal, hablan de él. No se quedó relegado al dulce recuerdo y a la memoria de “su época dorada” (que, obviamente, eso también es un arma de dos filos)Captura de pantalla 2015-01-31 a las 11.18.11 a.m.

-Sigue haciendo lo que le apasiona, y yo no sé ustedes pero a mi me da gusto verlo disfrutar con sus nuevas ideas (finalmente nadie lo está obligando)

-Incorpora aportes de otros artistas que le dan un giro interesante a su música. Desde que le gustaron los sintetizadores para incorporarlos a sus rolas ha promovido remixes y mezclas muy interesantes.

Puntos en contra:Captura de pantalla 2015-01-31 a las 11.19.54 a.m.

-Lo relegan como un “músico más” de fondo, y el reflector recae en artistas de muchísimo menor prestigio y talento.

-No faltan los comentarios de “ya dio el viejazo, da lástima”

-Estas canciones parecen un esfuerzo forzoso de Macca por mantenerse vigente, casi “a la fuerza”

-Aceptémoslo, ya no canta como antes.

Creo que es totalmente bueno (tanto artísticamente como para su salud) que Paul se mantenga activo y haciendo nueva música. Es un hombre que lejos de guardar su Hofner en un baúl y sentarse en su mecedora viendo pasar el tiempo, se involucra en los asuntos contemporáneos, propone cosas nuevas (como hacer música para videojuegos), se codea con personalidades actuales (¿ya vieron su video con Jimmy Fallon?) y está intentando, explorando, moviéndose, activándose y siendo parte de la actualidad. Sigue desarrollando su creatividad y sus posibilidades de contribuir a un mundo muy diferente de aquel en el que era uno de los reyes indiscutibles (la década de los 60’s), pero que finalmente es el mundo en el que todos vivimos. Un mundo al cual Sir Paul McCartney todavía tiene cosas que aportar.

A todos los detractores, a todos los que piensan que ya “está ruco y quiere verse chavo”, pónganse en su lugar. Les recomiendo que vean el video de “Appreciate”. La primera vez que lo vi, me impactó mucho.

Paul aparece como una de las exhibiciones en “El Museo del Hombre”, en un futuro lejano. Es una reliquia más, un objeto, una memoria que la humanidad dejó tras de sí… un simple recuerdo de nuestros tiempos. Cuando el robot se fija en él (¿alegoría de las nuevas generaciones?)… bueno, vean el video y juzguen por ustedes mismos. En cierta manera su música revive en nosotros aquello que nos hace humanos.

¿No creen que Paul se siente así? ¿no creen que ese video pudo haber sido una declaración personal? Algo así como “sí, ya sé que estoy viejo y que mis discos ya no se venden tanto y que me faltan los compañeros con los que conquisté el mundo. Pero aún soy relevante, aún corre energía por mis venas. No quiero ser un recuerdo más. No me olviden”

Porque cuando eres un artista clásico en tiempos modernos, tus únicas alternativas son: o experimentas cosas nuevas y te arriesgas a incorporar nuevas habilidades que te permitan mantenerte vigente y ser más creativo; o te bajas del escenario, te sientas a contar tus millones y dejas que las generaciones posteriores te consideren una reliquia más dentro del universo musical.

Paul hizo lo primero. Y se aprecia, se aprecia mucho.

Captura de pantalla 2015-01-31 a las 10.54.19 a.m.